Sobre Mi

Hola Soy Flor Cuecuecha

En un abrir y cerrar de ojos tu vida da un giro de 180º. 

 Si estás pensando en divorciarte o te has divorciado después de muchos años de matrimonio y algunas de las preguntas que llegan a ti son:

 Y ahora, ¿qué hago?

¿Cómo resuelvo esta situación?

¿Cómo será mi vida de aquí en adelante?

 

¡Estás en el lugar indicado!

 

Mi propósito de Vida, es inspirarte y apoyarte a transformar la tuya.

 

¿Cómo?

 

Compartiendo mis experiencias vividas con respecto a mi divorcio después de treinta y seis años de casada y cómo gracias a ellas, he logrado paso a paso seguir adelante.

 

Este es el compromiso que he hecho conmigo misma, por ende, lo que quiero compartir contigo.

 

Soy Facilitador en Procesos de Cambio, Coach y Master Coach con Programación Neurolingüística y Facilitadora de Mastermind.

Certificada en Laugther Yoga.

Instructor de aerobics por más de 20 años certificada por AFFA, Jazzercise, Step Reebok, Barra Lift.

Co-autora del libro “Nuevas Oportunidades” (Best Seller en Amazon).

Autora de los libros:

“Reconociéndome. El reencuentro conmigo”

“Apego y Codependencia ¿Son sinónimos?”

“Escapando Hacia la trampa- Prisioneros del Matrimonio” (Best Seller en Amazon)

«Almas Casuales. Un vuelo dos Historias”

«¿Cómo Llegué a Esto? Mi intestino y Yo”.

 

Me recibí como Contador Privado y Secretaria Bilingüe, no tengo un título universitario, algo que durante muchos años me hizo sentir incómoda frente a las personas que sí lo tienen porque creía que sin él, no me sería posible tener acceso a más conocimientos.

Ahora sé que el título es sólo eso, un título, pero que no significa la falta de oportunidades para seguir preparándote y creciendo.

Como dice Cesar Ricardo Klinger, “Tú no vales por un título, tu vales por lo que eres capaz de hacer con lo que sabes.”

 

Un Poco de Mi Historia

 

Me casé a los 21 años y decidí dejar de trabajar para dedicarme a mi hogar, a mi esposo y a mis tres hijos.

A los 30, me certifiqué como instructora de aeróbics y logré tener mi propio gimnasio.

Las capacitaciones para este crecimiento, siempre las realicé llevando conmigo a mis hijos, que aún eran pequeños.

A los 36 años de matrimonio, por diversas causas, decidí divorciarme. No fue sencillo, ya que me tuve que enfrentar a situaciones muy difíciles de toda índole hasta que llegó un momento en el que creí que ya no había más que hacer, que no tenía futuro, que mi vida no tenía sentido…

Allí fue cuando apareció la oportunidad de seguir aprendiendo y de conocer a otras personas, las que, como yo, se estaban dando el permiso de hacer algo diferente, lo que me hizo darme cuenta de que los “fracasos” son lo mejor que nos puede suceder, porque en realidad son enseñanzas.

Cada persona decide si quiere aprender de esas lecciones o si prefiere volver a repetirlas una y otra vez.

Algunas veces, he tenido deseos de tirar la toalla, de abandonar, sin embargo, me levanto y sigo adelante, sólo repitiéndome:

 

“Vamos Flor… ¡Tú puedes! ¡Lo vas a lograr!”