Segunda Oportunidad

Segunda Oportunidad

Cuando la vida te da una segunda oportunidad

¿Cuántas veces tuvimos tropiezos en nuestra vida? ¿Cuántas veces hemos pensado que ya no tenemos más por hacer? ¿Cuántas veces hemos creído que la vida se ha ensañado con nosotras?

La realidad, es que no nos damos cuenta que lo que  sucede es consecuencia de nuestras decisiones, de volver a repetir los mismos errores una y otra vez. Nuestros propios miedos y todas las creencias que tenemos desde pequeñas, nos impiden ver con claridad que es lo que nos sucede, pensamos que ese es nuestro destino o quiza sea un castigo, etcétera.

Es mucho más fácil responsabilizar a la vida, al destino, a quien sea, antes de tomar las riendas de nuestra vida, ¿Cuál es la razón?… “El miedo a equivocarte, al que dirán, a la vergüenza», estamos muy acostumbrados tanto mujeres como hombres, a darle gusto a los demás, olvidándonos de nosotros. Creemos que después de un error, de un “fracaso” ( que en realidad es un aprendizaje) ya no tenemos nada más que hacer, solo sentarnos y esperar “nuestra sentencia” por habernos equivocado.

La vida siempre nos da una segunda oportunidad. Pero, en ocasiones no nos creemos merecedoras y además, eso puede implicar enfrentar retos que la mayoría de la veces no estamos dispuestas a encarar, sin embargo, cuando te das cuenta que la única persona que tiene el poder de decisión en sus manos eres Tú, haciendo a un lado el temor y permites que el amor y tu corazón te guíen, Podrás S.aborear esa Segunda Oportunidad

Una segunda oportunidad no significa nada

Si no se aprende nada de la primera

Estar en Armonía

Estar en Armonía

Estar en armonía  y en paz con nosotros mismos,  nos proporciona mayor tranquilidad espiritual, lo logramos cuando tenemos la convicción de que hemos actuado correctamente, que nos hemos guiado por nuestras propias decisiones y que hemos actuado conscientes de que la solución a nuestros problemas solo nos corresponde a nosotros a nadie más, que somos los únicos responsables de lo que hacemos, decimos y hacemos

La paz interior es un privilegio, es el resultado de alcanzar tus objetivos en la vida en plena congruencia, cuando logramos enfrentar la vida llenos de autoconfianza, cuando estamos dispuestos a conseguir y conquistar nuestros sueños, sin estar esperando que alguien o algo más, venga a solucionar nuestras dificultades.

Encontrar la armonía es vivir sin quejarse constantemente, dejar la victimización, responsabilizarnos de nuestros actos, de nuestras decisiones, es aceptarnos con nuestros defectos y virtudes, es dejar de esperar y querer, que los otros cambien.

La inconformidad con uno mismo, impide que nos demos cuenta que el verdadero cambio está dentro de nosotros, que las personas que están a nuestro alrededor sólo son un espejo de lo que nos estamos haciendo o dejando de hacer para estar bien.

La armonía musical es la combinación de diferentes sonidos o notas que se emiten al mismo, lo mismo sucede con los seres humanos, si se logra tener esa combinación en lo que haces, lo que piensas, lo que hablas y lo que dices, estarás en «Completa Armonía»