Nadie te puede dañar sin tu consentimiento

Nadie te puede hacer daño sin tu consentimiento, las palabras por si solas no tienen poder sobre ti , lo que te daña es la interpretación y la importancia que tu les das.
Eres dueña de tus emociones y no puedes culpar a nadie de cómo te sientes, solamente tú lo puedes decidir.
Por lo regular cuando alguien habla de una manera ofensiva, sarcástica o con envidia, lo único que refleja  son sus propios temores, sus propias carencias afectivas.
Muchas veces se confunde «Otorgar un punto de vista« con «Críticar» . Dar un punto de vista u opinar, solo es una expresion de un pensamiento personal, sin embargo, la crítica, engloba hablar mal de algo o de alguién, basándose en las propias creencias.
Recuerdo como si fuera ayer, cuando de pequeña y después cuando llegué a la adolescencia, cuando me escondía en algún rincón a llorar porque alguien me había dicho «gorda» o de alguna forma muy sutil, que era «fea.»  Me sentía hundida, miserable y con poca capacidad para resolver y enfrentar «esos problemillas».  A pesar de que tratara de fingir y mostrar lo contrario, que en realidad no me afectaban, la realidad era que el sentimiento que me invadía, me  llenaba de frustración.  Me llevo mucho tiempo entender que esa «crítica», que ese deseo de hacer daño, estában reflejando sus propias carencias y falta de amor hacia ellos mismos.
Eleonor Rooselvelt dijo “nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento

No podemos controlar lo que los demás digan, pero si,  como lo asimilamos nosotros

Nadie puede hacerte perder tu paz interior, nadie puede menospreciarte, faltarte el respeto si tú no se lo permites.  

Solo uno es capaz de decidir cómo nos tomaremos las palabras y las acciones de los demás. 

Si alguien desea herirte con sus palabras o hechos, está en ti darle el permiso para hacerte daño. 

Tú eres el que decide hasta donde una persona puede herirte